VideoBar

Este contenido todavía no está disponible para mostrarse a través de conexiones encriptadas.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Vistas a la página totales

Buscar este blog

Translate

VideoBar

Este contenido todavía no está disponible para mostrarse a través de conexiones encriptadas.

domingo, 2 de abril de 2017

¿Puede el alcalde desempeñar simultáneamente la presidencia de una fundación municipal con las labores de la Alcaldía? I

¿PUEDE UN ALCALDE DESEMPEÑAR SIMULTÁNEAMENTE LA PRESIDENCIA DE UNA FUNDACIÓN MUNICIPAL CON LAS LABORES DE LA ALCALDÍA? I

Por: Abogado Eduardo Lara Salazar

Durante la gestión se puede presentar la circunstancia de crear un ente por razones de servicio, como en el caso del título de estas líneas una fundación, las cuales solamente pueden ser creadas para un objeto de utilidad general, por lo que las encuadran en el campo artístico, benéfico, científico o social.

Tienen la connotación de entes – de acuerdo con la Ley Orgánica de Administración Pública (LOAP, 2014) - toda organización administrativa descentralizada funcionalmente con personalidad jurídica propia; sujeta al control, evaluación y seguimiento de sus actuaciones por parte de sus órganos rectores, de adscripción y de la Comisión Central de Planificación.

Los hay con formas de Derecho Público, como es el caso de los institutos públicos o autónomos; los de Derecho Privado, son aquellos que se constituyen bajo los parámetros del Derecho Civil o Mercantil. Es el caso de las fundaciones, ello ha de hacerse siguiendo las pautas del Código Civil Venezolano (1982) en concordancia con la LOAP.

La Ley Orgánica del Poder Público Municipal (LOPPM, 2010) ha previsto dentro de los llamados Medios de Gestión a las fundaciones municipales; tienen que ver con la función ejecutiva o administrativa, por lo que están bajo la estructura de la Alcaldía, ya que ésta es el órgano ejecutivo o de gobierno.

Al respecto, es pertinente recordar la norma que atribuye al alcalde ser el máximo jerarca dentro de estas funciones o competencias.

Establece este último texto legal que la rama ejecutiva está a cargo del Alcalde; le compete la administración y dirección del gobierno local, ya que es la primera autoridad civil y política de la entidad.

Asimismo, es el administrador de la hacienda pública municipal. Dentro de las atribuciones conferidas posee la de resolver los recursos jerárquicos interpuestos para agotar el procedimiento administrativo antes de acudir a la vía judicial.

También es la máxima autoridad en materia de personal bajo su dependencia.

En ocasiones, el acto administrativo que origina una fundación contempla la participación del Alcalde en los cuadros directivos, lo que lleva a la formulación del planteamiento objeto de estas líneas.

Veamos qué dice la legislación al respecto.

La Constitución de la República (CRBV, 1999) señala que la ley determinará las funciones y requisitos que deben cumplir los funcionarios públicos para ejercer sus cargos. Asimismo, deja al legislador la tarea de aprobar el estatuto de la función pública, el cual normará sobre el ingreso, ascenso, traslado, suspensión y retiro de la Administración Pública.

Continúa la Carta Magna estableciendo los distintos tipos de cargo en la función pública. El principio general es que son de carrera; luego señala los de elección popular, los de libre nombramiento y remoción, los contratados y obreros. No se definen allí ni se expresan las características de estos.    

El cargo de alcalde queda comprendido dentro de los de elección popular, toda vez que se accede a aquél - de manera regular - por vía comicial siguiendo las normas constitucionales y legales en materia electoral y municipal, dado que los casos de ausencias temporales o absolutas son interinatos.

Como principio general, ningún funcionario puede desempeñar simultáneamente dos cargos remunerados, a menos – como dice la CRBV – que se trate de cargos académicos, accidentales, asistenciales o docentes.

En idéntico sentido la Ley del Estatuto de la Función Pública (2002) o en doctrina, siendo el caso de Francy Becerra de Ramírez en su obra “La Función Pública en el ámbito municipal venezolano”, Ediciones FUNEDA, Caracas, 2009; aunque no se aplica a ellos en razón del cargo.   

Otra ley que se relaciona con el tema es la Ley Orgánica de Emolumentos, Pensiones y Jubilaciones  de los altos funcionarios del Poder Público (2011) la cual define a los emolumentos o remuneraciones, así como la inclusión de los alcaldes como altos funcionarios. 

Se sugiere al lector dar un vistazo a unos artículos de mi autoría denominados “De la Competencia Municipal”, “De la Organización y Gestión Municipal”,  , “Medios de Gestión Municipal”, “Las Fundaciones Municipales”, ”Municipio y Planificación”, “Municipio y Servicios Públicos”, “Municipio y Presupuesto”, “De la Hacienda Municipal”, “La Parroquia en la LOPPM del año 2010”, “De los Medios de Participación”, “Municipio y reforma habilitante 2014: Ley Orgánica de la Administración Pública”, “El Alcalde”, “El Concejo Municipal”, “La Sindicatura Municipal”, “La Contraloría Municipal”, “El Consejo Federal de Gobierno”, “La Autonomía Municipal”, “Municipio y reforma habilitante 2014: Ley Orgánica de Bienes Públicos”, “Municipio y Participación Ciudadana”, “Las Mancomunidades”, “La Ley de los CLPP del año 2015”, “Los Concejales”, “El Área Metropolitana de Caracas”, “Municipio y Reconducción Presupuestaria”, “Municipio y reforma habilitante 2014: Ley de Contrataciones Públicas”, “Municipio y reforma habilitante 2014: Ley Orgánica de Planificación Pública y Popular”,  entre otros, que aparecen publicados en www.eduardolarasalazarabogado.blogspot.com

En otra oportunidad se tocarán aspectos relacionados con el tema.


No lo olvide, el país se construye desde sus municipios.